Río Dulce, Izabal

Guatemala noviembre 30, 2020

Si lo que se busca es vivir una aventura y al mismo tiempo trasladarse a una época que remonta a siglos pasados, el recorrido por Río Dulce es el indicado.

Río Dulce se encuentra ubicado en el departamento de Izabal, aproximadamente a 5 horas y media de la ciudad de Guatemala, lo equivalente a 290 kilómetros, los cuales se recorren vía terrestre. Este río posee una longitud de 43 kilómetros desde el Lago de Izabal hasta la desembocadura con el Mar Caribe.

Este lugar fue testigo de acontecimientos importantes relacionados al comercio entre Guatemala y España desde el siglo XVI. El lugar también presenció enfrentamientos armados entre embarcaciones locales con piratas que buscaban adueñarse de las mercancías que se trasladaban desde Centroamérica a Europa.

Conoce aquí un poco más acerca de este hermoso lugar y por supuesto entérate de más detalles de nuestra aventura por Río Dulce, Izabal, una Travesía GT que debes experimentar.

El recorrido por el Río Dulce

El viaje inició en el Fuerte de San Felipe de Lara, pasando posteriormente debajo del puente que cruza el Río Dulce.  Este puente es el más largo de Guatemala y el segundo más extenso de Centroamérica. Tiene una altura de 45 metros y una longitud de 830 metros.

Elio Ramos, el dueño de la lancha que nos llevó en el recorrido, entregó a todos los tripulantes un chaleco salvavidas y giró las instrucciones necesarias para poder emprender un viaje seguro.

Desde el inicio la vista se torna impresionante. Metro a metro la lancha empieza a introducirse en lo largo del Río Dulce, dejando atrás el inmenso puente que empieza a verse cada vez más pequeño.

El viaje continúa por diversos lugares. El Licenciado en Turismo César Aguilar, comenta que este río fue una ruta importante en la época de la colonia, ya que era un ingreso y salida principal para el traslado de mercancías hacia el Reino de España. “En estas aguas transitaron embarcaciones españolas que trasladaban mercadería. También eran asediadas por piratas que llegaban hasta acá para robar la mercancía.”

“El Río Dulce conecta el Lago Izabal con el Mar Caribe y durante el recorrido se pueden apreciar grandes paisajes, incluso una zona rocosa que la naturaleza ha ido formando con formas muy curiosas” agregó Aguilar.

El viaje apenas comienza en este punto. Lo mejor está por llegar, conforme los turistas se adentran por las aguas en dirección al Mar Caribe.

Comercio en el agua

Continuando con el viaje se logra apreciar que en orillas de Río Dulce hay viviendas, las cuales tienen las bases de los inmuebles instaladas dentro de las aguas del río, lo cual genera gran curiosidad en las personas que van a bordo de la lancha.

En determinados puntos del río, mujeres de distintas edades, a bordo de pequeños cayucos o lanchas pequeñas, se acercan a los turistas para ofrecerles brazaletes, pulseras, aretes y diversos productos elaborados con conchas de mar, así como recuerdos que los visitantes se pueden llevar a sus hogares, comprados literalmente en el río.

Ramos, el capitán de la lancha, comenta que esta es la forma que utilizan los pobladores para generar ingresos económicos. 

Adentrándose más por el río, se localiza otro tipo de comercio que llama la atención a los viajeros. En ciertos puntos se encuentran restaurantes donde se pude degustar desde un ceviche hasta una carne asada acompañada de una refrescante bebida, lo cual se aprovecha para tomar un respiro y apreciar de mejor manera el lugar. Incluso uno de estos lugares cuenta con toboganes al estilo de turicentros con piscinas, pero la piscina en este caso resulta ser el mismo Río Dulce.

El Cañón de Río Dulce

Sin dudas uno de los tramos que más emociona a los visitantes es el paso por el cañón del Río Dulce. Este lugar es descrito como “asombroso” por los turistas.

César Aguilar relata su experiencia al recorrer este tramo de la siguiente forma: “Cruzamos el famoso cañón de Río Dulce, que tiene aproximadamente 4 a 5 kilómetros de longitud, lo cual es espectacular, porque está rodeado de una selva tropical lluviosa y que atrae a muchísima gente.  A las personas les encanta esa vista y las paredes rocosas con formas curiosas que la misma naturaleza ha hecho”.

En lo alto de uno de los muros del cañón se aprecian marcas circulares muy bien definidas, las cuales según los relatos de los locales, se formaron a causa del impacto de las balas que eran lanzadas por cañones de embarcaciones de piratas, cuando ingresaban al lugar a robar mercancías españolas.

Destino final Livingstone

El Sol empieza a reducir la intensidad de sus rayos sobre la lancha, ya que las horas en el viaje por el Río Dulce han pasado. Luego de comer un delicioso platillo de mariscos a orillas del río, el viaje continúa en busca del destino final, Livingston.

Livingston es un lugar donde predomina la población Garífuna, la cual según nos comenta César Aguilar “esta población llegó a este punto en 1,802, procedente de Roatán, se cuenta en esta población con influencia europea, asiática, también de la India y Jamaica, quienes conviven en esta comunidad fantástica, pacífica y con mucho amor”.

Esta es una comunidad que contrasta con las grandes ciudades. “Venir a este lugar es detenerse en el tiempo, pues podemos disfrutar de la naturaleza y la gastronomía que es muy famosa, así como su música y ritmos” concluye Aguilar.

Efectos del COVID 19 en el turismo de Río Dulce

Como en todos los atractivos turísticos de Guatemala, la pandemia afectó directamente a cientos de personas que se dedican al turismo. Elio Ramos, dueño de la lancha que nos llevó por todo el trayecto del Río Dulce, comentó que fue difícil para todos ellos enfrentar los más de 6 meses de confinamiento que vivió el país, tras ser decretado el Estado de Calamidad Pública por la pandemia del COVID-19.

 “Nos afectó mucho a todos. Gracias a Dios tengo una granja de gallinas y cerdos y pues con eso hemos salido adelante, pero ha sido muy difícil esta situación” indicó Ramos, quien normalmente realiza un cobro que va entre los  Q1,200.00 a Q1,300.00 por viaje de ida y vuelta, que incluye hasta 10 personas.

Sigue más de nuestras aventuras y viajes por Guatemala en nuestras redes sociales. Te invitamos a leer nuestro siguiente artículo, en el cual relatamos nuestra Travesía GT por un lugar perfecto para practicar senderismo y para tomar un baño en un lugar maravilloso, “7 Altares”, ubicado también en Livingston, Izabal.

Contenido relacionado.

Avistamiento de Fauna Marina

Avistamiento de Fauna Marina

Un elefante marino del sur (Mirounga leonina) salió a descansar a la playa de Hawaii y playa El Cebollito, Chiquimulilla, Guatemala; se le observó desde el domingo hasta ayer lunes 18 de enero, el elefante marino fue evaluado por el equipo de ARCAS Hawaii y protegido...

Siete Altares Livingston Izabal

Siete Altares Livingston Izabal

  Si lo que buscas es aventura, Siete Altares es el lugar ideal. Un balneario natural que se compone de misticismo, agua dulce, rocas, selva y un clima perfecto para disfrutar de un baño refrescante luego de una caminata en medio de la naturaleza. Siete Altares te...

Soy petenero y soy guía de turistas

Soy petenero y soy guía de turistas

Nunca pensé ser guía de turismo cuando era niño, siempre me gusto la mecánica automotriz. A lo largo de mi vida trabaje vendiendo frutas con mi papá, hasta que llego un día donde mi mamá me apoyo a seguir estudiando. Por casualidades de la vida me toco estudiar...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
YouTube
YouTube
Instagram