Fuerte de San Felipe de Lara

Guatemala noviembre 20, 2020

El Castillo de San Felipe, es un lugar que traslada al visitante a siglos pasados. Más que un castillo, en realidad es un fuerte, el cual esconde historia que se remonta a la época de piratas y enfrentamientos armados entre embarcaciones. Aquellos años en los que las armas más contundentes eran cañones que portaban los barcos.

El Castillo de San Felipe es un fuerte ubicado en la embocadura del Río Dulce con el lago de Izabal, en el municipio de Livingston, Izabal. Acompáñanos en una travesía más por Guatemala.

.

Historia del Castillo de San Felipe

Este lugar fue construido por tres razones específicas, ser un fuerte militar, una prisión y un centro aduanero ya que en el interior existían bodegas españolas que eran utilizadas para el intercambio comercial entre España y Guatemala.

El Castillo de San Felipe fue testigo de múltiples enfrentamientos, en los cuales los locales protegían sus bodegas y barcos de los ataques de los piratas que buscaban robar la mercadería que sería enviada a Europa.

César Aguilar, Guía General de Turistas y Licenciado en Turismo, relata que “el Castillo de San Felipe en realidad es un fuerte, fue construido en la parte más angosta del lago ya que era donde se protegían las bodegas españolas, que estaban ubicadas en el Lago de Izabal.”

“La razón de ser construido en esta parte era para poder controlar la entrada de los barcos” señala Aguilar, quien indica que el fuerte fue asediado en muchas ocasiones e incluso abandonado.

“Fue restaurado uniendo los 3 planos de los diseños originales. Hoy tenemos una construcción maravillosa que nos traslada en el tiempo hasta el año 1,575 cuando se inició la construcción original” comenta César Aguilar.

¿Qué encontráras en el fuerte? 

En nuestra visita a este histórico lugar, conocimos a Marco Icó, Guía General de Turistas, quien nos mostró los atractivos del fuerte.

Al ingresar, tras pagar la cuota correspondiente, que es de Q25.00 por adulto, Q10.00 por niño y Q50.00 por persona extranjera, se camina un breve trayecto entre jardines y vistas maravillosas, previo a llegar al castillo.

 El calor intenso junto a la brisa que corre, confabulan un entorno perfecto para viajar al pasado e imaginarse todo lo que pudo ocurrir en aquél lugar. El ingreso al castillo es a través de un puente colgante que transporta al visitante a la época medieval, donde los caballeros tras una larga peregrinación llegaban a lugares similares a este.

“En la parte frontal de la fortaleza se encuentran los cañones que eran la defensa de esa época. Los cañones que están dentro del castillo eran utilizados para atacar a los enemigos, los cuales tenían un alcance de 300 metros” indicó Marco Icó a los turistas que iniciaban el recorrido en el Castillo de San Felipe.

Según Icó, estos cañones “utilizaban una bala de hierro fundido que perforaban las embarcaciones. Los cañones del castillo son originales”. En el interior del fuerte hay cañones de bronce, los cuales fueron utilizados por corsarios ingleses agregó el Guía de Turistas.

El castillo de San Felipe funcionó también como prisión

Tras varios de los enfrentamientos armados que se registraron en el hoy conocido como Lago Izabal, Río Dulce y el Mar Caribe, el resultado fue la captura de piratas, quienes eran encarcelados en el interior del fuerte.

“Este lugar también tuvo la función de prisión en 1655. Los piratas que eran capturados eran llevados a la prisión. Los piratas eran de Holanda, Bélgica, Portugal e Inglaterra” relató Marco cuando ingresamos a las que en aquél siglo fueron las celdas.

La sensación en ese lugar se torna misteriosa y fría, luego de conocer que muchos de los prisioneros morían en ese lugar. Marco Icó relató que, en el interior del castillo, a un costado de la prisión, había una capilla la cual era utilizada para la confesión de los prisioneros, quienes en su mayoría morían allí a causa de enfermedades como dengue, malaria y cólera.

“En el castillo había un capellán, ya que los prisioneros pedían hablar con un sacerdote para morir tras confesarse, así se sentían libres” concluyó Icó.

¿Cómo llegar?

Para llegar al Castillo de San Felipe se recorren vía terrestre 290 kilómetros desde la ciudad de Guatemala, trayecto que tiene una duración de aproximadamente 5 horas y media.

 Al llegar a Río Dulce, se recorren aproximadamente 5 minutos dentro del pueblo hasta llegar al ingreso al lugar.

Medidas de Prevención por la pandemia del COVID-19

  • Portar siempre el tapabocas o mascarilla.
  • Al ingresar se toma la temperatura a todas las personas.
  • Portar gel antibacterial y aplicarlo de forma constante
  • Cumplir con las medidas de higiene que se establecen por los encargados del lugar para evitar inconvenientes.

Sigue nuestras travesías

Te invitamos a continuar de cerca nuestras  travesías, en las que descubrimos Guatemala. Puedes leer otros artículos en nuestro sitio como la travesía que realizamos a Laguna Brava en Nentón Huehuetenango. En esa travesía tuvimos la oportunidad de descansar en un lugar increíble que nos remontó al pasado, la Posada Rural Finca Chaculá.

Contenido relacionado.

Río Dulce, Izabal

Río Dulce, Izabal

Si lo que se busca es vivir una aventura y al mismo tiempo trasladarse a una época que remonta a siglos pasados, el recorrido por Río Dulce es el indicado. Río Dulce se encuentra ubicado en el departamento de Izabal, aproximadamente a 5 horas y media de la ciudad de...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
YouTube
YouTube
Instagram